El Atlético de Madrid visita su campo maldito