El Atlético se pone serio ante la amenaza de desmantelamiento de su plantilla