El Atlético, el rival más intenso