El Atleti, de psicólogo