El Atlético ganó también la batalla psicológica