El Atlético se da un baño de masas en Madrid