El Atlético apaga en infierno turco