La batalla del Pizjuán fue para el Atlético