La grada del Atlético de Madrid, con un oído en los transistores mirando a Sevilla