El Atlético de Madrid fue al estadio de Ipurúa a luchar contra los elementos