La presión y organización del Atlético de Madrid ahogan al Real Madrid