Reyes mira de reojo al Sevilla