Lo del Atleti es ¿violencia o intensidad?