El Atlético perfecciona las jugadas de estrategia: el peligro viene por abajo