El Atleti estalló de alegría cuando se consumó la décima Liga rojiblanca