El Atleti deja de ser el ‘pupas’