El Atleti... ¿candidato a todo?