Arda Turan dio un recital más propio del Barça