San Mamés no es un campo fácil para Cristiano: insultos, agresiones y expulsiones