El Celta de Vigo-Athletic Club fue un partidazo con fútbol, pero sin goles