Aduriz, al poste nada más empezar