El atlético, rey de Europa