“Los árbitros son muy soberbios”