Los árbitros también son sacudidos por el mazo sancionador