Los árbitros de fútbol base de Baleares detendrán los partidos para hacer un minuto de silencio