La aplastante victoria rojiblanca despeja toda duda: El Atlético manda en la capital