La grada de animación del Barcelona amenaza con saltar al campo si no se suspende el partido ante Las Palmas