La angustiosa celebración del Barcelona en la invasion del campo en Granada