Los aficionados visitantes de la Premier pagarán como máximo 39 euros por entrada