Unos hinchas reciben con gritos de ¡Messi, Messi! a Cristiano en el hotel de Portugal