Los aficionados portugueses saltan vallas y setos por hacerse una foto con Cristiano