Los aficionados británicos, los más apasionados de Europa por delante de los españoles e italianos