Los aficionados blancos a punto del infarto tras el gol de Cristiano Ronaldo