Los aficionados béticos recogen los asientos que pertenecían a la grada Gol Sur