Los aficionados de Sevilla y Barcelona coinciden en la estación de Atocha