Un aficionado, entre la vida y la muerte por una agresión tras el Dortmund-Bremen