La muerte de un aficionado de cinco años por un tumor cerebral conmociona al fútbol inglés