El aficionado del tatuaje de Cristiano de Valdebebas esperaba a su ídolo en Milán