La afición no olvida la polémica: “En el campo es donde hay que romper tarima”