La afición madridista llevará una pulsera identificativa como medida de seguridad