La afición le pita, sus compañeros le defienden y la paciencia de Casillas se acaba