La afición blanca increpa a sus jugadores a la salida del Bernabéu