La afición del Sevilla madruga para ver la final de la Copa del Rey