La afición de Las Palmas enloqueció con la llegada del Real Madrid