La afición del Granada tiene un motivo mejor que los maletines para ganar al Barça