Las adolescentes que juegan al fútbol tienen niveles más altos de confianza, según un estudio de UEFA