¿Se está acostumbrando la afición culé a ganar titulos?