La ‘Zidanemanía’ en estado puro