Zidane se vistió de Gravesen y gritó a todo el equipo