Zidane no perdona en el mano a mano y pica el balón ante la salida de Taconi